Urano OctavaCarta Astral

 

LA LUNA

 

La Luna

La luna es el único satélite de la Tierra, se encuentra a una distancia aproximada de unos 383.400kms. de nuestro planeta. Carece de atmósfera y agua, siendo su gravedad seis veces menos que la tierra y su diámetro ecuatorial de 3.473Kms. Gira sobre sì misma a la par que, en 27 días y unas siete horas recorre su órbita en torno a la tierra; en este giro va formando distintas fases lunares.
Desde el punto de vista astrológico, podríamos considerarla como lo opuesto al sol, porque si éste representa la plenitud y la conciencia de la vida-todo lo que aparece y puede brillar- la Luna es símbolo de la infancia, de todo lo oculto, de lo inconsciente e ilusorio. No olvidaremos que su luz es tan sólo un pálido reflejo del sol.

Desde su traslación del zodiaco, tarda unos 27 días, por esto está asociada a la movilidad y se puede comprender la flexibilidad, la variación y el cambio.
La Luna ejerce una gran fuerza de atracción sobre la Tierra. Con respecto a la naturaleza, rige la fertilidad y el crecimiento, todo lo que es cíclico y fluctuante –su influencia es básica respecto a las mareas-. Tambièn representa el elemento acuoso, a todos los seres que viven en las aguas y a los animales nocturnos.

La Luna

Con respecto a la mujer, està íntimamente ligada a todo proceso de gestación y parto. Igualmente significativo resulta el ciclo menstrual que ,es al igual que el lunar, de 28 días. La Luna simboliza pueblo, las masas y el publico en general, guardado una estrecha relación con todo lo primario y atávico, los ritos y la magia.
Es dueña de nuestros sentimientos-emocionesmàs profundas.
Gobierna la imaginación, los sueños, la receptividad y la memoria.
Crea un apego hacia el pasado, hacia los recuerdos, el folklore, la historia, y todo lo que en cierta forma, nos remite al pasado.

El carácter de la luna es cambiante, inestable, extremadamente influenciable. Otorga un gran valor al ambiente que la rodea, porque al ser sumamente dependiente, se deja envolver y sugestionar por este.

El sueño, la contemplación, el instinto, asì como todo tipo de cualidades pasivas son características de la luna. Està sometida a grandes cambios por sus propias inseguridades necesita de un hogar para poder regresar. Protege y nos protege, y es nuestra cualidad protectora. Se muestra insegura pero en el momento en que se abre puede ir mutando.

Desde el punto de vista astrológico es como la casa del caracol, la persona puede salir de ese refugio, envoltorio energético que a pesar de ser protectora, nutritiva se puede convertir en un mecanismo atrapante y repetitivo porque revela la cualidad vincular de los afectos primarios y uno tiende a repetir las primeras experiencias emocionales que proveyó el vinculo con la madre. Nos permite aprender a salir de este refugio o estereotipo y pasar de ser Sol a Ascendente.